Dependencia y miedos en las relaciones

miedos y dependencias en las relacionesÉrase que se era la cotidianeidad de una relación. Un día no como cualquier otro en el que empiezas a vislumbrar las sombras de la oscuridad.

Y cuestionarte.. ¿cómo las personas podemos llegar a ser tan dependientes?

¿Cómo nos podemos enclaustrofiar en cajas de cristal?

Aquello que tanto tememos al final acaba convirtiéndose en el aire vicioso de consumo diario sin apenas darnos cuenta.

Y en el momento que alguien abre la puerta para dejar entrar un poco de oxígeno, nos sentimos alarmados, caemos en pánico, al sentir que la vida se nos va en ese instante.

Cuan alejados estamos de esa otra parte que ansiaba una relación más libre, más relajada, de cada uno con sus cosas, sus proyectos, sus amistades, su agenda libre de ser escrita…

y esa otra ansiando una fusión completa con el otro

La sensación de que el suelo se parte en dos, simplemente porque el otro ha decidido hacer algo diferente…o bien, el tú ya ni plantearte quedar con tal persona,  no vaya a pensar nada raro…

¿Qué clase de contratos no-explícitos empezamos a establecer con el otro sin que éste ni siquiera sepa a penas de que va la historia?… un gran entramado de normas y leyes se establecen en nuestra mente considerando que si yo hago A…el otro seguro que hace B…

Cuando la pareja está pensando en X…para que tu hagas Y.

Y poco a poco, cada uno va creándose un mundo de fantasía, hasta que un día, por causas ajenas a la relación, aumenta la tensión y estalla esa burbuja de jabón, de espejismos, de líos y más líos que únicamente nos sirven para darnos cuenta de cuan diferentes somos del otro y cuan vulnerables somos.

Del tinglado que somos capaces de montar para que no se nos vea en total desnudez, fragilidad. Es cuando si uno quiere, puede realmente enfrentarse a lo más desagradable de si mismo. Si tienes la valentía de no acusar al otro para ver realmente que es lo que a ti te estaba sucediendo. ¿De qué me siento agredido? Acaso no soy yo el que puedo ser verdugo¿Por qué se disparan tantas molestias cuando el otro se hace cargo de sus necesidades?

¿Quién te ha pedido a ti que te anules? ¿Qué te sacrifiques por el otro? Que dejes de ser, de vivir, de disfrutar..

Quien nos ha dicho que las relaciones son así para que acabemos poco a poco sumergiéndonos en situaciones que no tienen nada que ver con nuestra naturaleza, patrones inconscientes que se disparan sin apenas cerciorarnos…

Por suerte, cada vez más, la consciencia empieza a ser también “virus expansivo”, afortunadamente, si somos honestos con nosotros, como una llama encendida empezamos a iluminar partes oscuras a nuestro alrededor, como una hoguera poco a poco que se crea sumando velas, las trampas en las que caímos un día serán esquivadas, incluso desatendidas, porque encontraremos caminos más sencillos para llegar a la salida.

Ana CalderónAna Calderón  Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto; consulta terapéutica: Consulta

Otras consultas: clica aquí

Anuncios

La historia del roble triste

Hace tiempo llegó a mis manos este cuento…hoy, por casualidades de la vida regresó…

Se titula…EL ROBLE TRISTE
roble
Había una vez, en algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos. Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. El pobre tenía un problema: No sabía quién era.

Lo que le faltaba era concentración, le decía el manzano:

– Si realmente lo intentas, podrás tener sabrosas manzanas. ¿Ves qué fácil es?

– No lo escuches, exigía el rosal, es más sencillo tener rosas y ¿Ves qué bellas son?.

Y el árbol desesperado intentaba todo lo que le sugerían y, como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado.

Un día llegó hasta el jardín el búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó:

– No te preocupes, tu problema no es tan grave. Es el mismo de muchísimos seres sobre la tierra. Yo te daré la solución: no dediques tu vida a ser como los demás quieran que seassé tú mismo, conócete y, para lograrlo, escucha tu voz interior. – Y dicho esto, el búho desapareció.

– ¿Mi voz interior…? ¿Ser yo mismo…? ¿Conocerme…? , se preguntaba el árbol desesperado, cuando, de pronto, comprendió…

Y cerrando los ojos y los oídos, abrió el corazón, y por fin pudo escuchar su voz interior diciéndole:

Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. Eres un roble y tu destino es crecer grande y majestuoso, dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje… Tienes una misión: cúmplela.

Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado.

Así, pronto llenó su espacio y fue admirado y respetado por todos. Y sólo entonces el jardín fue completamente feliz.

Yo me pregunto al ver a mi alrededor…

– ¿Cuántos serán robles que no se permiten a sí mismos crecer?

– ¿Cuántos serán rosales que, por miedo al reto, sólo dan espinas?

– ¿Cuántos naranjos que no saben florecer?

En la vida, todos tenemos un destino que cumplir, un espacio que llenar…

No permitamos que nada ni nadie nos impida conocer y compartir la maravillosa esencia de nuestro ser. Démonos ese regalo a nosotros mismos y también a quienes amamos.

DESCONOCIDO

…¿Tú tampoco sabes quién ereS y qué frutos has de dar?…

Entre el sueño y la tormenta

Entre el sueño y la tormenta habito
Entre el sueño y la tormenta estoy
dos momentos que se agitan
dos momentos en un mismo son.
Una realidad que se inicia
Otra muere en el corazón.
Miedos y esperanzas se mezclan
Miedos e ilusiones son.
La luz empieza a nacer en el alma,
La oscuridad ya no…
se difumina, se pierde, se va, se marchita..
Para nacer en este nuevo día y dejar que brille el sol.
Ana Calderón, 16 de junio 2013

Entre el sueño y la tormenta 16 junio 2013

Entre el sueño y la tormenta
16 junio 2013

Ana CalderónAna Calderón  Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto; tipos de consultas: Consultas