nuevo vídeo arteterapia-quede como quede

Aprovechar cada instante para crear, quede como quede hacer de cada momento algo especial, dejarse llevar por el juego, la improvisación,…

quede como quede, todo está aceptado, porque lo importante es el proceso y no el resultado.

Fluir y disfrutar!

Ana Calderón Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.
Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y Astrol. Psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Consulta: arteterapia;  Otras consultas: consultas

Anuncios

Arteterapia en acción

Utilizar el arte para soltarse, no poner trabas ni filtros, dejar ir todas las emociones que surjan para poder comprender eso que habita en el interior de ti mismo, en ese preciso instante de tu sencilla existencia. Porque a fin de cuentas lo importante es el proceso, no el resultado. Y solo viviéndolo con total entrega puedes descubrir algo nuevo que de otra forma nunca hubiese sido revelado.

Ana Calderón es Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.
Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Consulta arteterapia: clica aquí

Feo y defectuoso

Y… ¿qué es defectuoso?,..

Pues todo aquello que no es perfecto según el baremo.

Y ¿qué baremo, quién lo puso y hasta qué nivel?

Cuando vives sumergido en un estado de perfección constante, en el que aprovechas cualquier suspiro para plantearte que más podrías haber dado de ti, que más puedes añadir, que más puedes perfeccionar o arreglar…

Cuando esa voz te tortura día tras día, se introduce en tu cabeza y no encuentras como pararla…en esos casos solo cabe una cosa, asumir que quieras o no quieras vas a ser defectuoso.

Entiéndeme, no pretendo torturarte…

Pero esto me recuerda a un chiste que dice..

            – El psiquiatra me dijo que me estaba volviendo loco. Yo le dije que quería una segunda opinión. “De acuerdo, también es usted feo”.

 Y es que cuando desde nuestra inseguridad vamos al exterior esperando que nos definan, nos analicen, nos aprueben,…podemos encontrarnos con el veredicto menos esperado. Y acabemos incorporando un nuevo temor.

Para algunos esta respuesta puede resultar escandalosa…para mi es graciosa.

Porque vivimos temerosos de tener una tara, queremos ser aceptados, amados, integrados.

Y que alguien de repente te diga algo que no quieres oír. Acaba de hacer real el miedo, verbalizando tu temor.

No queremos manejarnos en lo desagradable, no queremos honestidad,…

Queremos florituras, halagos, maquillaje…

Sin embargo, cuando uno acepta su propio defecto, no hay más, ahí se acaba todo.

La verdad incomoda, pero alivia.

Nos pasamos media vida reflexionando sobre lo mal que hacemos algo, escondiendo a los otros lo que más nos incomoda de nosotros mismos, en vez de dar por hecho lo que somos y aceptar nuestra propia imperfección.

Desde mi propia locura, estrés, incomprensión, inicié un dibujo, dejándome llevar a ver qué información podía darme…se inició desde ese estado de “imperfección” o lo que mi mente asocia cuando no estoy perfecta…cuando no estoy equilibrada, serena, pausada, positiva,…

feo-y-defectuoso

Y la pregunta es ¿es defectuoso esto?… si es así te animo a que me digas el motivo, seguro que llegamos a una interesante reflexión y descubrimos un montón de cosas.

Y si no lo es, que es lo que es, ¿qué te transmite?

Como dice el dicho, una imagen vale más que mil palabras.

Y el arte abstracto nos permite arrojar mayor información descondicionada, subjetiva…

Sin embargo, en el día a día, en los actos cotidianos, en más de una ocasión seguro que nos atormenta esa vocecilla castigadora, “¡lo haces mal!, ¡la estás cagando!, ¡eres tonta!”

Si fuéramos capaces de captar ese instante que tanto dolor interno nos está provocando y lo mostrásemos a los otros, creo que más de uno se llevaría una sorpresa.

Aunque vete tú a saber, a mejor nos pasa como el “desgraciado” que fue al psiquiatra, y al final acabamos peor de lo que estábamos…

Si es así, sería interesante ver que ha despertado esa voz…

Dejamos demasiado espacio a la mente, que nos traiciona, nos boicotea y nos complica nuestra existencia…Nos tomamos demasiado en serio. Vivimos en un estado de pulcritud controladora, no dejando espacio al lado más salvaje y natural. Cuando las frutas eran imperfectas, cada una de diferente forma, tamaño, con manchas…Pero con un increíble sabor.

Donde cada una es única y en el interior es donde está el valor, a salvo de tasaciones superficiales, a salvo de juicios, a salvo de valoraciones externas, a salvo de todo excepto la valoración de la propia existencia, limitada e imperfecta.

Ana CalderónAna Calderón  Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo

el potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; contacta: contacto;  Consulta terapéutica: Consulta

Otras consultas: clica aquí

 

Desconectada de su ser

desconectada-de-su-ser

Ella permanece con los ojos cerrados sin querer ver su propia esencia, lo más auténtico dentro de sí. Ya ni siquiera la oye ni la ve.

Ha formado una barrera, y se ha alejado de esa parte que no acepta, que rechaza, pero que a la vez le haría un ser más completo.

Todo lo que niega, todo lo que no acepta de otro también es suyo, es una herida causada porque alguien lo rechazó de si misma. Una herida muy lejana.
Solo si abriera los ojos y la mirara, podría escuchar lo que le quiere contar.  Algo que le pertenece y que sin embargo amputó de si misma, seccionó de su propio ser. Solo hace falta una mirada para volver a conectarse de nuevo con ella, para volver a si, a lo que es en realidad.

Ana CalderónAna Calderón  Terapeuta Gestalt, Artista y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto; consulta terapéutica: Consulta

Otras consultas: clica aquí

Odisea bajo el mar

Este domingo me embarqué en una nueva actividad, esta vez fue el buceo. Sin embargo,odisea bajo el mar la vivencia no fue como me esperaba.  Cuando se planteó realizarla todos los pensamientos eran positivos, me imaginaba los documentales de televisión, la película de la Sirenita….

En cambio, emociones que no hubiese imaginado, emergieron.

Todo empezó el día de la reserva. Cuando noté algo ansioso/preocupado a la persona encargada porque no sabía si tendría hueco para nosotros aquel domingo y me empezó a explicar que “claro hay gente que aunque sean mossos de escuadra o bomberos, les coge ansiedad bajo el agua…”

No le quise dar más importancia, “a mi eso no me va a pasar” (resonaba una vocecilla sabionda en mi interior), pero creo que algo en mi interior se quedó registrado, otra voz que me alertaba diciendo…cuidadín.

Llegó el día, domingo, 12h del mediodía y ya estábamos listos con el bañador…Nos dieron el traje de neopreno, cosa que necesité de 15 minutos para embutir mi cuerpo dentro de él (solo la mitad, la otra parte se introducía con posterioridad) y eso habiendo dado la altura y el peso (y eso sin mentir), lo cual quiere decir que sí, era ese el traje que me correspondía.

Caminamos unos 50 metros con aletas en mano y justo antes de entrar en la playa,  acabamos de introducir el resto del cuerpo, aquella otra mitad que nos habíamos dejado.

Ahí es cuando vi que mi traje incluso me quedaba grande, o tal vez tenía pocas tetas o mucho culo, pero algo no cuadraba…(“y yo que pensaba que era una chica proporcionada…”).

Para paliar el agobio dentro de aquella escafandra, nos dieron un cinturón de unos 8kg, que se suponía era para hundirte…y además la mochila, con el equipo reglamentario, …nada más y nada menos que 20 kg a tus espaldas…en ese momento empecé a cuestionarme, “mucho esfuerzo está soportando mi cuerpo para esto”…con un sol que derretía…

Atravesamos una pasarela y caímos al agua, por fin se aliviaron los 20 kg de sopetón, en vez de un caracol pasé a ser una rana boca arriba incapaz de rotar su cuerpo.

Yo, que el día anterior había estado al borde del precipicio, trepando por las montañas, no era capaz de rotar mi cuerpo unos míseros 90º.

Llegó la hora de ponerse las gafas, la máscara y empezar a respirar.

Empezamos a sumergirnos y empezaron a pitarme los oídos.

Un monitor empezó a darme instrucciones (que aunque antes ya las había explicado, era como si mi mente se quedara en estado de atontamiento; en ese momento te das cuenta que la calma y el sosiego es lo que más te van a servir, pero también que aunque hayas sido una gran aficionada al mar, aunque te gusten los deportes de riesgo, aún a pesar de todo eso…a veces, tu cuerpo, sin entender por qué, no responde y se siente frágil, vulnerable, desconectado.

Cuando conseguí entender el concepto regulación de oídos, y el sube y baja con los botoncitos del chaleco, allí sumergida en el fondo, había algo extraño en mí, era una sensación de drogadicción, de mareo, de estar y no estar a la vez, desvanecimiento…sentía que en cualquier momento mi cuerpo podía no responder, no era consciente de quien tenía a mi alrededor, solo que cuanto tal vez pensaba que estaba sola, aparecía el monitor y me preguntaba si estaba bien (y no es para alarmaros, habían 4 monitores para 8 personas) pero mi sensación interna era que estaba sola, una sensación de caos interno en un medio totalmente nuevo para mi.

Cuando veía los pececillos nadar a mi alrededor, pensaba…que hago yo invadiendo vuestro espacio, si yo tendría que estar en la superficie.

Y entonces pensé…

Cuantas veces nos habremos abocado en situaciones, actividades, trabajos, circunstancias de la vida que otros viven, resuelven con total tranquilidad y sin embargo nosotros nos vemos agobiados, inseguros, sintiéndonos extraterrestres,…

No es que la situación, la actividad, la circunstancia sea grave o no, difícil o no, el tema es…¿qué puedo soportar yo? ¿A que estoy preparada yo?¿Cuál es mi medio?¿y mi miedo?

Lo que puede ser peligro para uno, para otro es adrenalina que necesita para vivir.

Así como la calma y el sosiego que alguien necesita, puede ser trampa mortífera para otro.

Todos somos distintos, incluso nosotros de un día a otro.

Puede que un día estés tranquilo, sosegado, confiado y vives una circunstancia de forma agradable.

Otro día te pilla, estresado o tenso y lo puedes vivir como un infierno.

La cuestión es que no es el mundo exterior el que nos afecta, sino el cómo vivimos en nuestro interior cada circunstancia o cuan preparados estamos para afrontar según que experiencias.

Es bueno probar nuestros límites, descubrir nuestra vulnerabilidad, …

Cuando uno tiene un ansia de probar, de tener experiencias y de repente vive una situación en la que algo no es espectacular, o puede que incluso lo viva con cierta angustia o incomodidad, equilibra la balanza de sensaciones.

Porque la vida no es una línea exponencial, la vida es subir y bajar, es ciclo, es cambio, y esa combinación de experiencias, te ayuda a construir un equilibrio interno, un equilibrio de emociones.

Así que para que mencionar solo lo que disfrutamos, ¿por qué privarnos del poder compartir nuestros miedos, nuestras angustias, nuestras dificultades, nuestras limitaciones…?

Soy segura e insegura, valiente y miedosa, fuerte y frágil,  ambos a la vez, todo es dual en este universo, todo existe dentro de nosotros y es en ese equilibrio donde nada habita sin su opuesto, ya que nada existe en estado puro ni tampoco en absoluta quietud, sino en una continua transformación.

Ana CalderónAna Calderón  Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto; consulta terapéutica: Consulta

Otras consultas: clica aquí

Los amigos de tu novio

los amigos de tu novioÉrase que se era una relación, érase que se era un pack que no son ni tu suegro, ni tu suegra…

Si creías que por ser una especialista en el trato con personas mayores de 50 para arriba…que ya tenías todo conseguido por ser políticamente correcta un fin de semana cuando te los presentaron…que ya por eso tienes ganada la partida…te equivocas…se te olvidó la pieza más importante en la relación con tu pareja…sí, son ellos…LOS AMIGOS DE TU NOVIO.

Los amigos de los más recónditos pasados y demás…al igual que las amigas con las que has compartido experiencias que prefieres evitar explicar a tu pareja (porque todos sabemos que tenemos un lado oscuro que queremos ocultar)…ellos, los mencionados anteriormente, van a ser pieza importante de la supervivencia de tu relación.

Están las pruebas iniciales…¿les caes bien? ¿Te sabes manejar en su terreno, te consideran una chica atractiva?  (no te equivoques, ya sabemos que con quien sales es con tu novio y es a él al que le tienes que gustar, pero evidentemente, no estamos hablando para los momentos transitorios, estamos hablando que pasa cuando hay una crisis, cuando surge un problema…y tu pareja tiene alguien de confianza en quien se va a apoyar, más vale ser de su agrado para que pueda valorar la situación con más objetividad…porque sino aprovechará las más mínima para sacarte de juego…yo creo que aunque sea inconscientemente…

El caso es que me estoy desviando del tema…al grano Ana!

Los amigos del novio son esos tornillos que no sabes que están pero están, esos tornillos que un día desatornillas y crees que no pasa nada pero de repente la máquina se suelta, se afloja…y es cuando dices mierda! Aquel p*** tornillo que aflojé aquel día sí que era importante!!!

Perdonadme por el paralelismo, pero es lo que se me ha ocurrido…compararlo con la mecánica (que tendrán las máquinas y los hombres).

Porque entre hombres y mujeres sabemos que hay un abismo en las temáticas de conversación. Y mientras las mujeres hablamos de sentimientos, de analizar las mil y una situaciones, de sexo…(sí, somos nosotras las que hablamos, no ellos), las que estamos todo el día revisando y rompiéndonos el coco…mientras ellos se dedican a otros temas, no hablan de nosotras, y si lo hacen en alguna ocasión, es de pasada…no somos tan importantes, ni trascendentes.

Una conversación entre hombres sería un…

(Amigo en cuestión, que ve a tu novio con mala cara)-¿todo bien?

(el supuesto novio)-sí, bien.

Y ahí se acaba todo, no hay más…

Sin embargo esa misma vivencia entre mujeres…

(amiga en cuestión)…-chica, que te pasa, que mala cara tienes todo bien con tu chico?

(tú, la susodicha)-mira, pues no, porque resulta que el otro día nos discutimos y sé que me dirás que es una tontería pero es que claro estaba yo por la tarde en casa cuando le dije tararí que te vi…(y ahí empieza una retahíla de detalles que no sabes cómo has registrado de los últimos 1440 minutos del día de ayer…) de una gilipollez, porque seguramente lo sea, así somos nosotras para que negarlo, le damos vueltas y vueltas a cosas que un hombre no le presta ni la más mínima importancia, pueden dar para 3 horas de conversación con una amiga y eso sin ser trascendental.

Pues a lo que íbamos, que me vuelvo a desviar…dejando claro el paralelismo entre hombres y mujeres, es importante valorar la relación de tu novio con sus amigos y sobretodo como son ellos personalmente, porque seguramente tarde o temprano vas a tener que quedar con ellos, hablar con ellos…y no solo con ellos sino también con las respectivas novias.

El tema es que por muy diferentes que sean de ti las novias de los amigos de tu novio, entre mujeres nos entendemos…y al final tenemos temáticas recurrentes para salvar silencios incómodos…

La cuestión es en esos instantes cuando te la vas a jugar, porque eso que sale de tu boca desde la más pura inocencia, con humor, para matar el rato y de paso hacer terapia…Puede que eso no le interese al amigo de tu novio. Que sí a su novia, pero no a él…

entonces ¿qué haces?

De esto evidentemente tú no te das cuenta, es tu novio el que al llegar a casa te suelta la charla, (puede que con toda la razón…que no lo niego) y te evidencia que no estás cumpliendo con el manual de funcionamiento de su amigo. Que no el de su novia, puede que con ella te has entendido toda la noche e incluso puede que acabes haciéndote amiga de ella y quedando vosotras 2 a solas sin vuestros respectivos novios.

Pero la has cagado! Has dicho algo que un hombre no necesita tratar, hablar, mencionar…

Y tú como eres mujer, y como eres bocazas, sigues y sigues…

Lo bueno de todo es que al final, si todo lo valoramos desde el punto de vista positivo.

El supuesto amigo o bien te coge tírria, o bien puede utilizarte como recurso para cuando no se entienda con su novia.

El tema es que normalmente no somos conscientes de los recursos que tenemos, queremos ser “independientes”, nosotros con nosotros, ellas entre ellas.

Pero qué pasaría si empezáramos a destapar y afrontar todas esas cosas que no queremos ver, esas conversaciones que mantenemos solo con nuestros amigos o amigas respectivamente, en donde mostramos todo nuestro desagrado, frustración, incomodidad, desespero…Si a quien se lo tienes que contar es a tu pareja no a tu amigo, ni amiga.

Porque no sacarnos más partido, porque no releer ese manual e intentar entender que cada tornillo tiene su función.

Las máquinas del mismo modelo se entienden, pero cuando te llega una a casa con otros mecanismos, ya ahí ¡te la han liado parda!.

Pero en fin, que le vamos a hacer, de eso se aprende, de las pifiadas, de los malentendidos, de las malinterpretaciones, de los silencios, de los vacíos.

Así que si quieres hacer el máster : “brico-relaciones en 3 sencillos pasos”, presta atención a los amigos, de tu novio, de tu novia,  que a fin de cuentas, la amistad es lo único que queda al final del recorrido.

Ana Calderón Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto; consulta terapéutica: Consulta

Otras consultas: clica aquí