Nunca pensé que llegaría… y sin embargo…

nunca-pense-que-llegaria_ana-calderonCorría por diciembre del 2012, cuando a raíz de un pequeño vídeo humorístico que colgué en Facebook una persona me dijo ¿tienes blog? ¿Dónde puedo ver todas esas cosas que se te ocurren?

(no sé si él se acordará…yo si…)

Pensé…pues no, no tengo, pero no sería mala idea…

En aquel momento no podía imaginarme lo que podía suponer aquel pequeño movimiento, el decidir arrancar, el confiar que sería buena idea tener ese pequeño espacio donde poder dejar mis pensamientos, donde poder ser yo, donde llevar una especie de diario de mis experiencias…Y así poco a poco algo tras de mi se iba construyendo… un camino, a cada paso que daba en mi vida, a cada suceso, drama o alegría, sorpresa o desconcierto…miraba de encontrar un momento para poderme expresar.

Con el paso de los meses y a medida que  se iban depositando las palabras, me fui dando cuenta del recorrido que dejaba mi rastro, sin darme cuenta ese pequeño gesto iniciado el 5 de diciembre del 2012, empezó a ser el inicio de algo que en aquel instante yo no podía imaginar.

Hoy son más de 30.000 visitas en ese espacio que han llegado de 59 países distintos, que han permitido llenarme de ilusión, comentarios  de diferentes personas que se han visto reflejadas en mis palabras.

Hoy quiero daros las gracias a todos y a cada uno, que en algún momento hayas decidido “cotillear”, y a los que aún no, también, puede que todavía no haya escrito ese artículo que nos una o nos haría más cercanos, quien sabe…

Sé que cada vivencia vivida ha permitido poder contactar con alguien nuevo y abrirme los ojos y permitirme aprender. Que es una herramienta nueva para mi profesión como psicoterapeuta. Así que bienvenidas todas y cada una de las experiencias, situaciones, alegrías y dolores.

Gracias a todos por estar ahí y acompañarme y a los que aún no nos conozcamos seáis bienvenidos 🙂

Y como despedida, os dejo algunos de esos artículos que más siento que nos han acercado.

Un gran abrazo para todos y cada uno!

MANUAL DE INSTRUCCIONES PARA LAS DISCUSIONES Ana Calderón Terapeuta Gestalt, Artista y formada en Astrología Psicológica. Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas. Más información sobre Ana Calderón ; contacta: Contacto

Anuncios

Amor que se escapa entre tus dedos

amor-que-se-escapa-entre-tus-dedos_Ana-CalderonAmor que se escapa entre tus dedos,

De arena fina y delicada

Grano que se esfuma con una suave brisa

Puede que cuando se quede seas tú quien se vaya.

Baila y disfruta lo que haya

Contamínate de esa ilusión que emerge cada día

Déjate fluir, abre tus brazos

Amor sin condiciones

¿Por qué las pones tú? Si no te dan nada.

Ábrete a entender nuevas formas

Sal de esa cueva en la que te hallabas

¿Acaso no disfrutas de la brisa que baña tu piel clara?

Piel dura y herida, insensible y a la vez delicada,

Solo el recorrer de mis uñas provoca una descarga.

¿Dónde has estado este tiempo?

Que han hecho con tu cuerpo,

Como perro herido te siento,

Podrías morder solo por sentir miedo.

Pero sé que no lo harás…

Sientes la ternura y el amor.

Y qué es el amor, sino una sucesión de experiencias vividas,

De corazones que se iluminan,

De enseñar aquello que de otro aprendí,

De sacarte la venda de los ojos que otro quitó,

De poder darte lo que alguien llenó.

Porque uno nada sabe, si nada ha visto, nada ha sentido.

Mientras quieras ver la arena en tu mano, el viento se la llevará de un suspiro.

Pósate en ella y siente el calor, la suavidad…

Ella está allí no se escapa, solo cuando quieres poseerla se te arrebata.

Una vasija que nunca ha sido llenada, no entiende el motivo de su existencia,

No entiende que de ella puede brotar la abundancia,

Puede dar y puede enseñarte lo que tú deseas,

Una conexión que se escapa a tu conciencia.

Que formas parte de algo más grande, algo que se escapa a tus sentidos.

Quieres ser el fin de su camino, pero no puedes saber nada, no puedes controlar nada,

Puesto que ni lo que tú deseas ni lo que desea el otro es importante,

Hay un orden mayor universal que dictaminará cual realmente es el destino,

Cuál será el tiempo vivido,

Cuáles serán las circunstancias, difíciles o fáciles,

Puede que unos días, meses, semanas…

Puede que años, puede que décadas…

Puede que un solo día, puede que una vida entera.

Pero solo una cosa te digo,…

Mientras tengas temor por querer saber cuál será tu destino,

Estarás perdiendo días, estarás desaprovechando tu regalo,

La oportunidad que te ofrece el mundo, aquello que te ha dado,

Que se ha posado ante tus ojos para ofrecerte un aprendizaje,

El llegar más cerca de tu corazón, de saber quién eras,

El recuperar aquello que olvidaste hace años, que te hizo apartar de tu esencia,

De aquel niño o niña que decidiste acallar un día.

Que no podía expresar lo que sentía, porque no había lugar para todos sus deseos,

Que solo quería amor y no una sucesión de pruebas, exigencias y suspiros.

Que solo quiere vivir y disfrutar, que no entiende de dinero, de responsabilidad.

Que solo quiere aprovechar el regalo, que la vida te ofrece por ser humano.

Exprimir la vida hasta el último suspiro y morir hasta quedarse sin aliento de todo lo recorrido.

Terapeuta Barcelona-Ana CalderónAna Calderón Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica. Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas. Más información sobre Ana Calderón ; contacta: Contacto; Solicitar Consulta terapéutica; Otras consultas:Consultas

Odisea bajo el mar

Este domingo me embarqué en una nueva actividad, esta vez fue el buceo. Sin embargo,odisea bajo el mar la vivencia no fue como me esperaba.  Cuando se planteó realizarla todos los pensamientos eran positivos, me imaginaba los documentales de televisión, la película de la Sirenita….

En cambio, emociones que no hubiese imaginado, emergieron.

Todo empezó el día de la reserva. Cuando noté algo ansioso/preocupado a la persona encargada porque no sabía si tendría hueco para nosotros aquel domingo y me empezó a explicar que “claro hay gente que aunque sean mossos de escuadra o bomberos, les coge ansiedad bajo el agua…”

No le quise dar más importancia, “a mi eso no me va a pasar” (resonaba una vocecilla sabionda en mi interior), pero creo que algo en mi interior se quedó registrado, otra voz que me alertaba diciendo…cuidadín.

Llegó el día, domingo, 12h del mediodía y ya estábamos listos con el bañador…Nos dieron el traje de neopreno, cosa que necesité de 15 minutos para embutir mi cuerpo dentro de él (solo la mitad, la otra parte se introducía con posterioridad) y eso habiendo dado la altura y el peso (y eso sin mentir), lo cual quiere decir que sí, era ese el traje que me correspondía.

Caminamos unos 50 metros con aletas en mano y justo antes de entrar en la playa,  acabamos de introducir el resto del cuerpo, aquella otra mitad que nos habíamos dejado.

Ahí es cuando vi que mi traje incluso me quedaba grande, o tal vez tenía pocas tetas o mucho culo, pero algo no cuadraba…(“y yo que pensaba que era una chica proporcionada…”).

Para paliar el agobio dentro de aquella escafandra, nos dieron un cinturón de unos 8kg, que se suponía era para hundirte…y además la mochila, con el equipo reglamentario, …nada más y nada menos que 20 kg a tus espaldas…en ese momento empecé a cuestionarme, “mucho esfuerzo está soportando mi cuerpo para esto”…con un sol que derretía…

Atravesamos una pasarela y caímos al agua, por fin se aliviaron los 20 kg de sopetón, en vez de un caracol pasé a ser una rana boca arriba incapaz de rotar su cuerpo.

Yo, que el día anterior había estado al borde del precipicio, trepando por las montañas, no era capaz de rotar mi cuerpo unos míseros 90º.

Llegó la hora de ponerse las gafas, la máscara y empezar a respirar.

Empezamos a sumergirnos y empezaron a pitarme los oídos.

Un monitor empezó a darme instrucciones (que aunque antes ya las había explicado, era como si mi mente se quedara en estado de atontamiento; en ese momento te das cuenta que la calma y el sosiego es lo que más te van a servir, pero también que aunque hayas sido una gran aficionada al mar, aunque te gusten los deportes de riesgo, aún a pesar de todo eso…a veces, tu cuerpo, sin entender por qué, no responde y se siente frágil, vulnerable, desconectado.

Cuando conseguí entender el concepto regulación de oídos, y el sube y baja con los botoncitos del chaleco, allí sumergida en el fondo, había algo extraño en mí, era una sensación de drogadicción, de mareo, de estar y no estar a la vez, desvanecimiento…sentía que en cualquier momento mi cuerpo podía no responder, no era consciente de quien tenía a mi alrededor, solo que cuanto tal vez pensaba que estaba sola, aparecía el monitor y me preguntaba si estaba bien (y no es para alarmaros, habían 4 monitores para 8 personas) pero mi sensación interna era que estaba sola, una sensación de caos interno en un medio totalmente nuevo para mi.

Cuando veía los pececillos nadar a mi alrededor, pensaba…que hago yo invadiendo vuestro espacio, si yo tendría que estar en la superficie.

Y entonces pensé…

Cuantas veces nos habremos abocado en situaciones, actividades, trabajos, circunstancias de la vida que otros viven, resuelven con total tranquilidad y sin embargo nosotros nos vemos agobiados, inseguros, sintiéndonos extraterrestres,…

No es que la situación, la actividad, la circunstancia sea grave o no, difícil o no, el tema es…¿qué puedo soportar yo? ¿A que estoy preparada yo?¿Cuál es mi medio?¿y mi miedo?

Lo que puede ser peligro para uno, para otro es adrenalina que necesita para vivir.

Así como la calma y el sosiego que alguien necesita, puede ser trampa mortífera para otro.

Todos somos distintos, incluso nosotros de un día a otro.

Puede que un día estés tranquilo, sosegado, confiado y vives una circunstancia de forma agradable.

Otro día te pilla, estresado o tenso y lo puedes vivir como un infierno.

La cuestión es que no es el mundo exterior el que nos afecta, sino el cómo vivimos en nuestro interior cada circunstancia o cuan preparados estamos para afrontar según que experiencias.

Es bueno probar nuestros límites, descubrir nuestra vulnerabilidad, …

Cuando uno tiene un ansia de probar, de tener experiencias y de repente vive una situación en la que algo no es espectacular, o puede que incluso lo viva con cierta angustia o incomodidad, equilibra la balanza de sensaciones.

Porque la vida no es una línea exponencial, la vida es subir y bajar, es ciclo, es cambio, y esa combinación de experiencias, te ayuda a construir un equilibrio interno, un equilibrio de emociones.

Así que para que mencionar solo lo que disfrutamos, ¿por qué privarnos del poder compartir nuestros miedos, nuestras angustias, nuestras dificultades, nuestras limitaciones…?

Soy segura e insegura, valiente y miedosa, fuerte y frágil,  ambos a la vez, todo es dual en este universo, todo existe dentro de nosotros y es en ese equilibrio donde nada habita sin su opuesto, ya que nada existe en estado puro ni tampoco en absoluta quietud, sino en una continua transformación.

Ana CalderónAna Calderón  Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto; consulta terapéutica: Consulta

Otras consultas: clica aquí

Engullida en la oscuridad

engullida en la oscuridadMiras al cielo, y hay desesperanza, confusión, pérdida…

Sientes que la oscuridad te engulle,..

Te inunda y te atrapa mientras vas sintiendo el vacío tras de ti.

Los apoyos en los que te sostuviste han desaparecido.

Algo se acaba y no tiene remedio.

Principio de un final,  final de un transcurso, suspiro de un instante que aún no se va.

Todo ha cambiado y ya nada tiene sentido.

La piel se eriza en estado de alerta, de suspense.

Una parte de ti anhela fundirse a las sombras, otra entristece al ver desaparecer la luz ante tus ojos.  Vigilante, esperando, atemporal.

Ya no sabes si es tu conocimiento o tu ignorancia. Si estás ante un nuevo amanecer o el ocaso.

Sufres el encierro de verte limitado ante tanta oscuridad, pero es ella la que te viene a liberar de tus bloqueos, tus limitaciones…Tu entorno, tus valores, tus vínculos, tus prendas, …

Cajas y cajas que ocupan espacio en tu vida, que te anclaban a tierra firme se han desintegrado. Sin entender cómo, han dejado de tener sentido y ya no logras comprender.

No hay nada, solo silencio, espera, inquietud, incomprensión, parálisis, bloqueo.

Ya puedes preguntar, nadie responderá, porque nadie tiene esa respuesta.

Solo hay ausencia. Ausencia de algo que no sabes ni cómo explicar, ausencia de lo que está por llegar,…

Lo único que llena este instante es tu presión interior esperando el fin de este momento, una resolución que llegue desde arriba.

Ya no sabes quién eres, solo te dejas abrazar por esa oscuridad que te envuelve hasta engullirte.

Todo es distinto, todo cambió.

El paisaje maravilloso que habías construido ante tus ojos era un mero decorado temporal.

Ahora solo ves oscuridad y preguntas al cielo que está pasando esperando comprender.

Pero la única respuesta es el silencio…

Y ante esa quietud puede que logres conectar con todo lo que habías olvidado, con cada fragmento de tu cuerpo.

No hacen falta referencias externas, porque en ti está el centro.

Los bordes se ensanchan a cada paso que atreves a dar en ese silencio, puede que haya miedo en un principio, pero mientras viajas y exploras, te embarcas en tu propia búsqueda, en tu propio proceso. Y allí no hay nadie, estás tú solo ante el silencio.

Nada muere, solo se transforma, tal cual como la semilla que se rompe en la más absoluta oscuridad para dar lugar a un pequeño brote. Inicio de nueva vida, discreto, frágil en silencio se abre paso, confía, ley de vida, ciclo sin más, deja tiempo a la semilla para que pueda  emerger el  fruto que llegará.

Ana CalderónAna Calderón  Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto;consulta terapéutica: Consulta

Otras consultas: clica aquí

Soltando miedos

soltando miedos rtFue ayer y es hoy de nuevo, dentro de ti sabes que estás limitado por esas voces.

Esas que te paralizan en el mismo lugar de siempre, que te alejan de tu ser.  Ya no sabes quién eres si el que olvidaste o el que está enfrente tuyo, te has amoldado tanto, te has vestido de tantas máscaras que no te reconoces.

Pero de repente sucede, decides despojarte de todo y asomarte por un instante a ese ser.

Desnuda, sin avergonzarte de quien eres, mostrándote sin adornos…sin miedo, en la quietud del silencio interior.

Donde nada hay que demostrar, donde solo estás dentro de ti, conectada con tu propia voz, con aquello que olvidaste hace tiempo, con quien eres tú.

Y ahora ahí, desde la calma…empiezas a recordar…a conectar con esa fuerza.

Dentro de ti sabes que aún no has conseguido desprenderte de todo…solo es un pequeño  instante.

Tienes miedo a soltar, a mostrarte en total desnudez, a verte de frente, a mirartea mirar al otro desde ahí… vergüenza, prejuicio, fragilidad… atormentan tu mente…

Y sin embargo… no puedes evitarlo, es el único camino para empezar a reconocerte, sin filtros, sin máscaras, …

Provocándote a ti misma, sumergiéndote en lo que no quieres entrar, desafiando lo conocido, lo temeroso, lo común…

Solo habitas en tu cabeza, ya ni siquiera percibes tus piernas, olvidaste andar.

Tiempo perdido esa rutina, esa línea plana de un corazón muerto que ya no siente, que vive temeroso de ser juzgado, de salir de lo establecido, de la manada, de quedarse solo…por el que dirán…que pensaran…que…que…que…

Siempre hay un que en tu vida, una piedra que te autoimpones para seguir retenida, callada, sin hablar, sin sentir, anestesiada, protegida en tu coraza, en esa vestimenta con la que te has dado a conocer y ahora ya no sabes vivir sin ella…te sientes desnudo.

Pero surge un instante y te asomas al abismo… ¿qué estoy haciendo?…

Tu corazón empieza a acelerarse, te cuesta respirar…

Te aferras a ese momento…

Sientes miedo, miedo a cruzar…

Miedo a soltar, miedo a dejarse llevar, …

Pero aun así decides asumir  los riegos, donde tus puntos de referencia se hacen fluidos.

Y crees que será el fin pero no.

Unas alas se despliegan al unísono de tu caída al vacío.

No necesitas ningún soporte puesto que dentro de ti habita el propio equilibrio.

Confía solo en ti y deja de escuchar las voces que te hablan, en tu cuerpo, tus silencios…

Conecta contigo,  con tu propia sabiduría interior que te marca hacia tu propio destino.

Ana CalderónAna Calderón  Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto; consulta terapéutica: Consulta

Otras consultas: clica aquí

El caos siempre amenaza…

creacion-destruccion

Creación, Destrucción

1 de febrero del 2014

Ana CalderónAna Calderón  Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto; tipos de consultas: Consultas

Fracasé

fracasé-vela
Hoy fue el día, si hoy fracasé…
Estuve largo rato llorando hasta que me di cuenta que me sentía liberada…liberada de todas las expectativas que un día fueron elaboradas en mi cabeza, de engaños que me hice al pensar que consiguiendo eso seria más feliz, de la rabia que alimenté sobre aquellos que según mis creencias no me dejaban ser eso que al final tampoco tenia tanto sentido.
Hoy mis fuerzas acabaron, se acabó, me doy por vencida…ya no quiero batallar más, no quiero conseguir nada..solo quiero estar triste, sentir las lagrimas caer por mis mejillas, mostrar mi cansancio, mi agotamiento, mi desesperación… Y hacer balance..A donde me ha llevado todo esto, ¿que esperabas conseguir?,¿ como te has autoengañado tanto en todo este tiempo, depositando un esfuerzo que solo te conducía a un callejón sin salida?
O a un callejón que no consigues trepar..estás agotada, exhausta…y en todo este tiempo te olvidaste de lo más importante, de lo más esencial, de las cosas sencillas de la vida.
Construiste castillos en el aire…
Nubes de algodón…
Y ante el primer chaparrón alzaste la mirada y te viste a ti misma ¿A quien quieres engañar? La vida no es tan sencilla como tu imaginabas …gracias a dios…gracias por dejarme aprender del fracaso, por hacerme ver que es lo que realmente importa, por no nublarme la vista con éxitos que me hubiesen alejado de aquellos que fueron mi soporte, gracias por ayudarme a sentirme cerca de los que se sienten frágiles, desamparados…gracias por hacerme sentir un ser humano que sufre, que llora y que ha podido entender el valor real de las cosas.

Ana CalderónAna Calderón  Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto; tipos de consultas: Consultas