Un cortometraje inspirador para las vicisitudes profesionales

cortometraje inspirador vicisitudes profesionalesUna reflexión más que interesante sobre el valor de la amistad, sobre nuestros miedos, nuestras limitaciones, sobre la pesadumbre que a veces nos aflige en nuestro correr cotidiano laboral…

Sobre la sensación de soledad y la búsqueda de sentido cuando somos diferentes al resto.

Sobre ser capaz de continuar nuestro proceso aunque nos sintamos como la oveja negra del rebaño, puesto que nuestra aportación en el mundo también tiene su derecho, su sentido de existencia.

Valorar lo que otros no valoran.

El saber ver el lado bueno de las cosas.

Y el saber destilar el aprendizaje de cada circunstancia que vivimos sabiendo mantener lo más esencial de nuestro corazón.

Cortometraje: “Party Cloudy” de Pixar

Terapeuta Barcelona-Ana CalderónAna Calderón Artista, Psicoterapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.
Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y Astrol. Psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

 

Las cosas nunca son lo que parecen

las cosas no son como parecenÉrase que se era, un día como cualquier otro, una terraza abandonada, y un montón de plantas invadidas por un ser extraño, un pequeño monstruito nunca antes visto por mis ojos, una especie de planta medio alienígena con tentáculos, de un color negruno-verdoso-amarillento, que había conquistado todas las plantas de la terraza.

Incluso había emergido de los resquicios entre las baldosas.

Sin saber cómo, se había apropiado del espacio y curiosamente incluso sin necesitar tierra ni tiesto era capaz de erigirse unos 40 cm de una pequeña grieta, con 1 cm bastaba para que pudiese emerger.

Sorprendida y a la vez atemorizada de que pudiese acabar de matar el resto de las plantas, me dispuse a eliminarla e irla arrancando de cualquier lugar que emergía.  Y es que desde pequeña se me había dicho… “cuando veas un planta salir de otra que no tiene nada que ver hay que arrancarla, porque sinó le quita vida y espacio”…esa fue la consigna y así procedí con el pasar de los años.

Fueron un par de meses más tarde que  de nuevo apareció la susodicha en un nuevo lugar, incluso después de un año la vi aparecer justo detrás de los barrotes de la baranda.

¿Cómo es posible? ¿De dónde saldrá semejante bicho?¡¡ Es indestructible!!

Pero fue justo después de acabar con el último brote que pude encontrar, justo esa misma tarde, que de repente pasó algo que no me podía imaginar, de forma casual apareció la planta por internet, ese mismo ser con el cual estaba obsesionada en destruir, resulta que estaba a la venta en una página, o sea alguien estaba dispuesto a pagar dinero por ella y el motivo era de peso, porque era una planta medicinal.

Aquel supuesto “bicho” que pensábamos nos estaba destruyendo, era una especie capaz de tratar infecciones, reumatismos e inflamaciones. Se la relacionaba incluso para reparar daños celulares, quemaduras, heridas profundas, tumores, abscesos, hipertensión y en especial para tratar el cáncer.

La cara que se me quedó al contemplar aquello fue de perplejidad absoluta.

Yo, que había estado ansiosa y preocupada pensando que las plantas estaban en peligro, resultaba que sin saber como, algo que era difícil de encontrar se había posado por arte de magia en mi terraza, y no una ni dos ni tres, sino repetidas veces mientras yo hacía caso omiso.

Y lo primero que pensé es…Cuantas y cuantas veces habremos apartado cosas de nuestra vida, pensando en que iban a ser nocivas, que nos hacían daño, porque su envoltura, su presencia no estaba dentro de nuestros cánones o no estábamos acostumbrados a aquello.

Aparentemente nos daba miedo, nos causaba rechazo y sin embargo aquello podía ser lo más valioso que hubiese llegado a nuestras vidas.

Kalanchoe_DaigremontianaAquella planta, que rebautizamos como “el monstruo”  hoy conocíamos su nombre…
se llamaba Kalanchoe Daigremontiana.

Esta vez fue una planta, pero el mensaje queda ahí…en otra ocasión puede personificarse de otra forma… valdrá la pena mantener los ojos bien abiertos, la confianza en lo nuevo, en lo no conocido, en lo no explorado y dejarse invadir por ese pequeño monstruito que puede llegar a ser lo más esperado y deseado.

Ana CalderónAna Calderón Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y Astrol. Psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto;  Consulta terapéutica: Consulta

Otras consultas: clica aquí

El EGO

El ego es esa jaula que nos hemos ido construyendo con el paso de los años, EGO-Ana Calderón-la jaulafue iniciada para defendernos; ladrillo tras ladrillo hemos construido nuestra fortaleza, ésa que nos ha acabado alejando del exterior. Perdiendo la conexión con el mundo, con los otros, solo vemos un reflejo distorsionado de nosotros mismos. No hay conciencia, solo identificación por actuación mecánica.

Sin embargo, cuando uno empieza a tomar conciencia del motivo por el que construyó su jaula, su máscara, cuando nos sumergimos en un proceso terapéutico, y vemos de frente nuestras heridas, podremos empezar a desarmar, deconstruir pasito a pasito aquella jaula que nos impedía vivir en total plenitud y empezar a conectar con la vida.

EGO-Ana Calderón

(Obra: "Liberándome de la jaula", Ana Calderón)
Terapeuta Barcelona-Ana CalderónAna Calderón   Artista, Terapeuta Gestalt y  formada en Astrología Psicológica.
Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal  y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.
Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto;  Tipos de consultas: Consultas