Mirándome al desnudo

mirándome al desnudo
Hoy decidí mostrarme…

Al menos una parte que no es tan conocida o que hacía mi misma no quiero mirar.

Un día se te juzga por ser algo que llevas dentro y decides ocultarlo a lo más hondo de tu ser y te vas separando de ti misma.

Pasan los años y esa parte va ocupando instantes de tu despiste, para salir y coger protagonismo. Si no le das espacio tú, ella se lo va a coger.

El caso es que las circunstancias, la vida, te llevan a transformaciones constantes, a que tarde o temprano tendrás que hacer caso a aquella parte que fue dejada en el olvido, puesto que no puedes seguir engañándote, engañando a los demás, negando esa parte que también eres tú.

Y es entonces cuando tal vez te das cuenta, que ese monstruo que crees que posees en tu interior, es solo un cachorrito esperando ser cuidado, es una sencilla necesidad de atención, de legitimidad a ser visto, contemplado.

No hay más. Pero como lo has dejado sediento y enjaulado durante años y años, tienes miedo de ese monstruo interior que has alimentado tú con tu propio desprecio, despreocupación e ignorancia.

Esperas que los demás acepten lo que no aceptas de ti mismo.

Esperas que se te libere de la prisión en la que solo tú te has metido.

Vives encerrado en un lugar con la llave en tu mano y no te atreves a usarla.

Porque si decides ser tú, reconoces que eres libre, y la libertad da miedo, es mejor culpabilizar a los demás de que no eres tú en pos de los demás,… que haces el sacrificio,…

así mientras vives otra vida que no es la tuya tienes una excusa o al menos eso crees tú, si no soy feliz es porque “ellos no me dejan”. (inclúyase en ellos a todas las personas que pertenecen a nuestro círculo más cercano).

¿Qué sucedería si decido coger las riendas de mi coche, si me muestro tal cual soy, si dejo de juzgarme, si me observo ante total desnudez sin máscaras, ni filtros…?

La desnudez conecta con la fragilidad. ¿Por qué tenemos tanto miedo, tanto prejuicio al desnudo?¿A qué tememos?

¿Qué nos han hecho creer, que es bueno o malo, que derecho hay a juzgar?

Mientras señalo con mi dedo a otro, que no quiero ver en mi, ¿qué no me estoy yo atreviendo a hacer?

Para mi, ha llegado un punto y a parte.

Hoy decidí atreverme, exponerme, conectar con mi propia fragilidad, miedo, vergüenza…y dejar espacio a ese lado que quiere ser visto, que dice…¿qué tienes que esconder?

Quien no me quiera tal cual soy, seguramente es porque no se quiere tal cual es…

Así que me voy a dar la oportunidad, me voy a permitir cruzar la línea.

Para que esperar a mañana, el mañana quizás nunca llegue, y el ayer no existe,… sólo el presente.

Ana CalderónAna Calderón  Artista, Terapeuta Gestalt y formada en Astrología Psicológica.

Combina sus conocimientos en terapia, arteterapia y astrología psicológica en pos del crecimiento personal y el desarrollo del potencial que aguarda en el interior de las personas.

Más información sobre Ana Calderón ; Contacta: contacto; consulta terapéutica: Consulta

Otras consultas: clica aquí

Photo by  Anna Werner

Anuncios

3 pensamientos en “Mirándome al desnudo

  1. Murad Perez dice:

    Esto que leo hace sentir mi buzqueda.. .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s